5 ene. 2012

18



Era su capacidad para la anarquía y la corrupción 
lo que en ocasiones le daba la expresión (de ser) 
capaz de cualquier cosa...
Anais Nin


Ayer me encontraba turbada. Hacía tiempo que no sentía la complicación de la mente y el deseo. Suele pasar que soy una persona que es capaz de olvidarse de si misma después de experimentar la perdición. Luché conmigo misma para hacerme entender que eso es algo que siempre vivo y que ya estoy demasiado grandecita como para estar pensando en musarañas (muy deseables, por cierto).
     Juntas, trabajo y tráfico ya son actividades a las que voy acostumbrándome. Me gusta el ritmo de ciudad mediana, de ciudad caótica que te envuelve y te hacer perder cualquier alternativa de socialización, cualquiera que no sea con las personas con las que convives día a día.
     Por fin llego a casa después de un pedazo de rosca y tres cafés encima. Decido sentarme en el escritorio, después de tres años de abandono, de completa ausencia a partir de la desilusión de una ciudad que  se mostraba exuberante y que, al momento del encuentro, se repliega, como la tímida muchacha de "Belleza Americana".
     Entre la duda y el deseo, la música y teoría, algo sucede en mi mente, y nuevamente comienzo a cavilar, a identificar sucesos, fechas y escritos. Entro en esa especie de trance que te hace perder la conciencia y que sólo se identifica aquél imperioso deseo de comprender, de saber, de encontrar las relaciones entre fórmulas matemáticas y algoritmos lógicos. Me encuentro. Sin duda esa también soy yo, la que después de perderse en el abismo ubica el punto focal. 
     Sin embargo queda la otra, aquella que es capaz de ser arrastrada por la furia y el deseo cuando se muestra plena y floreciente. Quisiera que las dos se estrecharan, dejando aquella rivalidad en la que yo tengo que ser siempre juez y parte.

2 comentarios:

  1. Para fines prácticos, sé parte de ambas dualidades y jueza de ninguna...

    ResponderEliminar
  2. Jejeje es difícil eso de los fines prácticos...

    ResponderEliminar