24 jun. 2010

REFLEXIÓN

En ocasiones como esta me pregunto si vale la pena actuar conforme a mis convicciones o hacer lo que dicen los demás. Por lo pronto, puedo decir que es la primera vez que me enfrento a una situación donde lo que menos importa es el conocimiento.
En  un artículo periodístico, Mario Rodarte criticaba la política social y educativa, pues ésta enseña a la gente a NO PROSPERAR PORQUE ESO IMPLICA SALIR DEL PROGRAMA.
Digo lo anterior consciente de no ser el ejemplo de una estudiante de maestría, pero si tuviera la ocasión de demostrar conocimientos en el área que ahora me compete, saldría muy bien librada.
El incidente desafortunado del lunes me ha enseñado algunas cosas:
1. La burocracia es altamente efectiva cuando se intenta detener un proceso legal.
2. Pareciera un delito conocer y utilizar las instancias que tiene la sociedad para
    conocimiento de temas específicos.
3. Existen y siempre existirán personas que vean más allá de su situación actual, es decir,
    permanencia en un sitio específico, después de cumplida una etapa.
4. Lo último que importa es el conocimiento, en este caso, el conocimiento básico que se
    necesita para decirque se tiene un grado de maestría.
Afortunadamente no estoy buscando un sitio laboral, y estoy plenamente consciente de que lo que necesito no está relacionado con una lucha personal de intereses más allá de la maestría.
Espero que el tiempo me haga reflexionar para saber si estoy en lo correcto o no.

5 comentarios:

  1. Hola, llevo un poco de tiempo buscando sus letras desde que leí algo de 'océano de letras'. También porque un perfil me arrojó que estudió en mi antiguo colegio CEDART -Miguel Cabrera- y que le interesaba la paleografía...
    Me da gusto reencontrarme con sus meditaciones recientes, le sigo a gusto el blog.
    (Actualmente estudio filosofía en el Benemérita de Puebla)

    ResponderEliminar
  2. Hola Escribana!!
    Me da gusto saludarte
    Es una gran noticia saber que nos hemos formado en el mismo bachillerato. También me sorprende que estemos en Puebla... el destino juega de una forma demasiado interesante, no? De hecho, somos casi vecinas, pues estudio en el edificio del Coli, y tu estás a un lado!!!!
    Pues nos estaremos encontrando por el blog, y si se puede, porque no reunirnos y platicar una tarde???
    Te mando un abrazo Cedartiano!!

    Damiana

    ResponderEliminar
  3. Arrroooooooozz!!!

    ResponderEliminar
  4. Sé de alguien que trabaja y sueña,y a veces se fastidia porque el mundo queda pequeño ante los anhelos que todos tenemos. No el anhelo de una o de otro, no, los sueños de todos. Confía.

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo!!!
    Debo reconocer que no me fastidio... ya han pasado dos meses desde el acontecimiento, y me siento más tranquila. Ahora sólo me interesa acabar lo mejor y más pronto posible para ir a donde nuevos vientos me llevan... No, yo no me fastidio, ni por lo mío ni por lo demás... todos podemos decidir que rumbos tomar...
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar